jueves, 8 de agosto de 2013

Cliché opositor 4. "Nosotros estamos por el 82% móvil"

82% Móvil

Un poco de historia

En los años del peronismo que van desde 1946 a 1955, las políticas de crecimiento industrial, fomento del empleo, y de la búsqueda del plena ocupación, llevaron a que hubieran más aportantes (trabajadores activos) que beneficiario (jubilados y pensionados), el sistema previsional se autofinanciaba. 

En el año 1958,   con gran cantidad de aportantes  y pocos beneficiarios, Frondizi introduce por ley el 82% móvil.

El sistema estaba dividido en varias cajas según las actividades, algunas eran deficitarias y arrastraron a todo el sistema.

En el año 1962 se registra el primer déficit del Sistema Previsional que imposibilitaba cumplir con el 82% móvil. Comienzan los juicios contra el Estado.

Ya en el año 1967 se arrastran incumplimientos y los juicios se incrementan en forma exponencial. Ante esa situación, Onganía declara la inembargabilidad de los bienes de las Cajas jubilatorias.  Aumenta las contribuciones y la edad jubilatoria y limita el 82% móvil para los superaran los 30 años de servicios.

En los años que van desde 1973 a 1983,  se fijó el haber ordinario en el 70% del cargo ocupado al cese de actividad, se incorporó un millón de nuevos jubilados y se eliminaron las Contribuciones Patronales.

Alfonsín en el año 1984 reinstaura las Contribuciones Patronales. Se acentúa la crisis de financiamiento. La relación activo pasivo era de 1,9 aportante por cada jubilado.
En 1986 Alfonsín decreta el Estado de Emergencia del Sistema Previsional. Disminuye los haberes, suspende la ejecución de sentencias e incrementa los aportes patronales.
Más juicios y más deudas del Estado.
Nemen en 1994 instaura el sistema mixto, de AFJP y Reparto. Se aumenta la edad de retiro, aumentan las restricciones para acceder al beneficio. Se eleva así el número de excluidos del sistema. La tasa de cobertura llega a menos del 50%.
De la Rua quita del 13% en las Jubilaciones y los haberes de los empleados públicos para cumplir con la “Ley de Déficit Cero” solicitada por los organismos de crédito internacional.
Luego de 10 años de un haber mínimo jubilatorio de $150, de años de marchas de jubilados, de todos los miércoles en el Congreso, sí se llega al 2003
Cabe destacar que durante esos 10 años (1993/2003) no se animaron a aumentar $14 el haber mínimo y así llegar al 82% de salario mínimo, que durante esa década estuvo congelado en $200, los que significó 10 años de salario mortal e inmóvil.
PRESENTE
La jubilación mínima de $150 en mayo 2003, pasó a $ 2166 en marzo 2013 y será de $2477desde septiembre. Esto gracias a las políticas de generación de empleo y aumento del empleo registrado, entre otras.
Hubo aproximadamente 20 aumentos otorgados desde el 2003 a marzo de 2013 y se incementó, considerando el haber a septiembre, en 1551%
El Plan de Inclusión Previsional que posibilitó la incorporación de más de 2.500.000 jubilados excluidos por el viejo sistema.
Hoy Argentina tiene la tasa de cobertura previsional más amplia de América Latina.
Hoy el sistema se financia con un 56% por los ingresos de los trabajadores activos y en un 44% por los impuestos  que pagan todos los argentinos, entre ellos el IVA.
La Ley de Movilidad Jubilatoria  establece dos aumentos obligatorios por año a todos los jubilados.
Para llegar al 82% se debe contar con los recursos suficientes.
Cuando el bloque de rejunte opositor (grupo Ahh),  esos que quitaron el  13% a jubilados y estatales, junto a los otros que destruyeron la industria, el empleo y el salario, sancionó la ley del 82% móvil, posteriormente vetada por Cristina, no querían beneficiar a los jubilados, quisieron desfinanciar al Estado para perjudicar al Gobierno.
Hoy tenemos un sistema provisional sólido y  que con responsabilidad incrementa los haberes jubilatorios. El haber mínimo es el 75% del salario mínimo. Para llegará al 82% nos falta, pero tenemos la cereza y la convicción de que seremos los únicos que podamos lograrlo.
Lucho  (30/7/2013)

2 comentarios:

Tilo, 72 años dijo...

Como todos los viejos, siempre invito a ejercitar la MEMORIA. Y si por los años vividos esa MEMORIA no cuenta con demasiados datos almacenados ó con las necesarias experiencias para poder comparar, hoy existen numerosos recursos para no pecar de POCO INFORMADO.
Cuando debemos emitir una opinión, es importante estar al tanto de ciertos datos duros que sirvan de basamento firme. No deberíamos responder con inconsistencias, frases hechas ó con el último título catástrofe de algún pasquín. Y si ésto es importante en cuanto a nuestro autorespeto, cuando la cuestión es "a quién votar", se convierte en materia de primerísima prioridad. De nuestra decisión ante una urna dependerá en buena medida nuestro futuro y el de nuestro país.
Me encantó tu artículo y también me agradaría que nuestro pueblo, hasta donde eso sea posible, asuma una seria responsabilidad ante esta celebración que implica volver a votar nuevamente.

Saludos

Lucho! dijo...

Gracias Tilo por tu comentario. Saludos