lunes, 24 de septiembre de 2012

Cacerloludos, tilingos y seguridad




Es “encantador” escuchar a través de los medios de comunicación hegemónicos como  declaman por políticas contra la inseguridad. Esta palabra, inseguridad que es utilizada adrede.
Si utilizaran correctamente los términos deberían decir delincuencia pero al ametrallar con la palabra inseguridad, crean esa sensación permanente de que estamos inseguros.

Entonces, nos instalan  ese permanente sentimiento de indefensión, transmitiendo que si nos quedamos en casa estamos inseguros, que si salimos de día estamos inseguros, logran que el pánico a la noche no nos deje salir y tampoco nos deje dormir tranquilos.

Los cacerolos que con sus gritos de odio decían “no tenemos miedo” “no le tengo miedo a Esa”, confirmaban que están anestesiados por el miedo que le venden esos medios, están aterrorizados.

Quién se hace cargo de lo que llevó a que dos generaciones perdieran la cultura del trabajo. 

Las políticas neoliberales de los 90, continuadoras de la política económica de la dictadura cívico-militar  y continuadoras de las políticas sociales que se implementaron desde  septiembre de 1955, que en realidad fueron políticas de supresión de derechos sociales y laborales,  llevaron a que nos encontráramos  con niveles de desocupación altísimos.

Algunos pudieron mantener sus empleos pero con una realidad de inseguridad que hacía aceptar cualquier condición que impusieran los empleadores.
Otros, pudieron ir a buscar suerte a otros países, sintiéndose privilegiados aquellos que adquirían nacionalidades de la €urozona.
Pero las mayorías, los sectores populares engrosaron ese los niveles terribles que llegaron a su punto máximo en al año 2002 (Desocupación.22%, indigencia 24%  y pobreza 52%).

Los barrios populares pasaron a ser barrios marginales y sus habitantes, de trabajadores pasaron a ser desocupados, con todo el drama social y familiar que eso implicó. Los hijos de estos desocupados, la mayoría sin oportunidades ni posibilidades de estudio o trabajo, viendo el deterioro de sus mayores y el vuelco de esas vidas laborales a vidas lamentables, profundizaron la marginalidad con todas sus consecuencias.

EN POCO INSTANTES SE PUEDE  DESTRUIR,  CONSTRUIR LLEVA AÑOS, REPARAR Y RECONSTRUIR, AÚN MÁS.

Volviendo a  los responsables de aquellas políticas, hoy son los mismos que levantan las banderas de políticas contra la “inseguridad”, manipulando, reclamando, fogoneando.

Por supuesto que nadie debe vivir con miedo a que  le suceda a él o sus seres queridos, un hecho de violencia o de ser víctimas de la delincuencia.

Por supuesto que los delincuentes deben ser perseguidos, detenido, juzgados y condenados.

Por supuesto que la prevención del delito es una política básica para las sociedades democráticas.

Pero los fundamental, como personas, como políticos, como integrantes de un pueblo soberano es preguntarse y ver cual fue el origen y quienes fueron los responsables, los culpables..

Esto vale para esas minorías de la sociedad que viajaron mucho, compraron indiscriminadamente artículos y bienes importados, sin ver las consecuencias, compraban dólares, mientras el país profundo vivía con bonos, con el trueque, etc. Y para aquellos que no lo hicieron porque no pudieron pero les hubiera gustado, esos que se los llamó y llama tilingos y que reclaman esas “libertades” como si sus vidas de ello dependieran.

1 comentario:

Lucho Molla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.