jueves, 15 de octubre de 2009

ARGENTINA MUNDIAL


Diego, después del Fútbol para Todos y de regalarle la camiseta a nuestra Presidenta Cristina Fernández, pasó a ser otro demonio para los medios y obviamente para los mediopelos.

Objeto de todas las críticas y los malos augurios.

Los mismos que "mataron" a Bielsa, ahora lo muestran como ejemplo.

Los que querían el fracaso, que son los mismos de siempre, que no quieren al país y no quieren a su pueblo, como dijo el Diego...

¡Qué la sigan chupando!

¡Salud!