miércoles, 16 de septiembre de 2009

Hoy debería ser un Día de Duelo Nacional
Un día como hoy, hace 54 años se intentó acallar a un pueblo. Comenzaba una de las peores estapas de la vida política de nuestro país. El 16 de septiembre de 1955 estalló en Córdoba una insurrección cívico-militar que daría inicio a la Revolución Fusiladora. Los militares golpistas contaron con el apoyo de los llamados comandos civiles "revolucionarios", que mantuvieron escaramuzas en distintos puntos del país, ocupando edificios públicos y constituyeron un factor de enlace permanente con los militares sublevados.
También tuvieron el apoyo de la clase media tilinga.
El golpe militar de septiembre de 1955 que derrocó al gobierno de Juan Domingo Perón, provocó, entre junio y septiembre de ese año, la muerte de más de 2000 personas, entre bombardeos y fusilamientos.
Esos comando civiles, eran políticos que en su mayoría, en algún momento pasaron por las filas radicales.
Otro día como hoy, hace 33 años, en un operativo realizado por el Batallón 601 del servicio de Inteligencia del ejército y la Policía de la Provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el asesino R. Camps, secuestraban a jóvenes estudiantes secundarios que reclamaban por el boleto estudiantil. De los 10 jovenes secuestrados, seis de ellos permanecen aún desaparecidos.
Hoy, ex-golpistas, gorilas siguen operando contra todo lo que huela a Nacional y Popular, manipulano a esa clase de medio pelo que se identifica con aquellos que los esprimen.
Hoy como ayer tenemos personajes, que diciendo pertenecer al campo nacional y popular, son funcionales a los monopolios, a la oligarquía y al capital extranjero.
Pino Solanas, Claudio Lozano pueden llegar a ser tildados como lo fue "Norte Américo Ghioldi"
Hoy más que nunca hay que apoyar la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.